Batman: Arkham Asylum

23 08 2010

Hablar de Batman es hablar de uno de los íconos más grandes de la historia de los “Comic-Book”, con una carrera de más de 50 años de publicaciones ininterrumpidas, el conocido como el Caballero de la Noche ha pasado por grandes glorías y grandes penas desde su primera aparición en Detective Comics n° 27 de 1939, al grado de que sería un pecado tratar de enumerar todos los memorables momentos del murciélago y por descuido omitir alguno.

Muchos de mi generación podríamos identificar fácilmente a Batman como el súper héroe de nuestra infancia, debido a factores como las películas de Tim Burton de los años 89 y 92, acompañadas de la emblemática banda sonora compuesta por Danny Elfman y el giro que represento el oscuro y gótico Batman de Burton; muy alejado (Gracias a Dios) de la serie sesentera protagonizada por Adam West. Los films de Burton protagonizados por Michael Keaton como Batman/Bruce Wayne, Jack Nicholson como The Joker, Danny DeVito como The Pinguin y Michelle Pfeiffer como la hasta ahora, con perdón de los lectores, mejor Catwoman que se ha visto en “live action” marcaron una diferencia notable en el cine de súper héroes de la época, teniendo como rival solo al Superman de Christopher Revee, pero en grados muy diferentes. Y aunque el film de Burton se dio gracias al grandioso trabajo de Frank Miller y su obra “The Dark Knight Returns” la tercera y cuarta parte que ya no contaron con la colaboración de Tim Burton, ni siquiera vale la pena mencionarlas. Seguido a esto estuvo la serie de comics Knightfall, donde Batman sufre su primera derrota frente al desconocido villano Bane.

En la actualidad Batman ha recuperado gran parte de la esencia perdida después de los dos films de Schumacher (Batman forever y Batman y Robin), con un proyecto ambicioso y arriesgado comandado por Christopher Nolan y con actores de la talla de Christian Bale, Liam Neeson, Michael Caine, Gary Oldman, Morgan Freeman, Heath Ledger y Aaron Eckhart. Batman begins y The Dark Knight han colocado a Batman otra vez entre los mejores y muy por encima de proyectos vistosos, llenos de estilo y con una base completamente Sci-Fi; y es que Batman es un personaje tan rico y enigmático en argumento que se agradece el trabajo que Nolan ha hecho con sus cintas.

Dentro de lo que se refiere a videojuegos sería un crimen que Batman no hiciera aparición en esta industria tan importante para muchos de sus fans, siendo el primer videojuego de Batman el que se programo para máquinas de 8 bits en 1986; y de aquí voy a poner un gran etcétera, y es que han sido bastante los títulos sobre Batman en videojuegos; de los que yo más recuerdo y que tuve la oportunidad de jugar fueron “Batman: Returns of the joker” en NES, “Batman Returns” en SuperNes, “Batman y Robin” en PlayStation, “Batman vengance” en GameCube, “Batman Begins” en GameCube y el último que jugué antes del mencionado en el título principal de este post “Lego Batman” en PSP. La verdad es que aunque algunos juegos de Batman resultaron entretenidos en su momento, incluso Lego Batman me resulto entretenido para matar el tiempo en esas largas horas de viaje que tuve que realizar, pero lo cierto es que ningún juego de Batman había logrado lo que Arkham Asylum logró; no solo ser éxito en críticas, ni en ventas, ni ser el juego del año, ni romper la maldición de que todo juego precedido de una película es una fracaso, simplemente Batman Arkham Asylum se ha coronado como el mejor videojuego basado en un héroe de comic, ése es el título de que ahora es digno merecedor.

Si no se ha tenido la oportunidad de jugar Arkham Asylum, las palabras antes mencionadas pueden sonar como una completa exageración, incluso tal vez mermadas por la objetividad de ser el personaje idolatrado en mi niñez, pero lo cierto es que Batman era un personaje que había caído en el olvido de éste nuevamente fan de personaje de Bob Kane. Con un largo rato de tener el juego sin abrir en la estantería, por fin me decidí a probarlo, y uno queda fascinado no por los gráficos, que son exorbitantemente magníficos, sino por la trama, el argumento, el sistema de juego, los personajes, los diálogos.

Basado en el comic del mismo nombre, Arkham Asylum, es como lo acabo de escribir una línea argumental que toma las ideas mostradas en el comic pero a nivel de juego, tal vez no sea tan profundo ni tan complejo como el comic, pero para el sistema de juego eso le va muy bien; desde la escena de inicio donde aparecemos en el Batimovil atravesando la detallada Ciudad Gótica con el Joker como preso, se hace, metafóricamente, la invitación a ponerte el traje de Batman y tratar de salir vivo de la trampa que nos espera en Arkham.

Lo primero que se tiene que mencionar de Batman: Arkham Asylum es sin duda su sistema de juego, una mezcla entre Hack & Slash, infiltración, sigilo, espionaje y una moderado nivel de Sandbox; así como lo leen Arkham Asylum tiene de todo, iniciando con su sistema de combos, que en la primera pelea de reconocimiento de acciones parece que solo es necesario un botón para golpear, pero que al avance del juego te das cuenta que no es solo machacar botones, es utilizarlos con estrategia y con timing para lograr no solo mejores puntuaciones, sino realmente salir vivos de un ataque de internos. Una serie de movimientos específicos logrados solo si aprietas el botón correcto en el momento correcto es como yo definiría el estilo de lucha de Arkham Asylum. Para uno que viene mal acostumbrado al botonazo rápido de God of War, puede costarle un poco de trabajo adaptarse al sistema de combo del juego, sobre todo en los retos extra que éste contiene; es sólo cuestión de paciencia y práctica.

Por otro lado tenemos el sistema de infiltración y sigilo, como tomado de Metal Gear Solid pero al puro estilo de Batman, tendremos que colarnos por ductos de aire, ventanas o incluso volar alguna pared para poder acceder al punto deseado, pero todo con un nivel de cuidado para no ser visto por los internos, ya que en algunas misiones el ser visto puede significar la muerte de la victima a salvar o incluso nuestra propia muerte, claro que para esto Batman cuenta con diferentes tácticas de eliminación sin ser visto o detectado, desde atacar por la espalda, colgar a un criminal en lo alto de una gárgola o dejarse caer desde un punto alto noqueando al rival.

La isla de Arkham es lo suficientemente grande y con un variado número de mapas por lo que tenemos en el juego es un pequeño SandBox, aunque con un objetivo prefijado, podremos aventurarnos en la isla para descubrir secretos o superar los desafíos colocados por El Acertijo, quien también se ha unido a la guerra contra Batman. Así visitaremos la clínica, el invernadero, las cloacas, la masión Arkham, las celdas de máxima seguridad, entre otros, todo con un enorme cuidado al detalle.

Hablando de detalle el diseño tanto de los exteriores como de los personajes es digno de culto, cada personaje esta tan bien cuidado, sobresaltando su principales características, cabe destacar el diseño de El Espantapájaros y el de Killer Croc, son olvidar claro a Harley Quinn, The Joker, Hyedra Venenosa, el mismo Batman, que con perdón de los diseñadores, está tan bien cuidado su modelo que hasta parece caer en la exageración, pero no me malinterpreten, esto se agradece al 100%, al paso del juego el traje de Batman se irá dañando y esos daños serán notables, la capa que goza de una física envidiable también mostrara detalles de deterioro, lo que da un realismo obsesivo al personaje. Así también los personajes secundarios están muy bien cuidados y muy acordes al comic.

El armamento de Batman es… más que suficiente, necesario, ningún arma está de más en ningún momento; tienes un clásico gancho para subir a puntos estratégicos, un batarang para destruir uno o múltiples objetos a la vez, incluso noquear por un momento a los enemigos, el gel explosivo para detonar paredes o hacer volar enemigos :P, el lanza cabos para formar puentes que te muevan de un punto a otro, el secuenciador criptográfico que elimina la seguridad de algunas puertas y la vista detective, que te permite identificar puntos de interés y conocer la ubicación de los enemigos.

La dificultad del juego radica mas en lo estratégico, si dominas bien los combos y el sigilo no deberías tener casi ningún problema, incluso la diferencia entre el modo normal y difícil es mínima si ya conoces bien el sistema de juego. Pero claro yo recomiendo primero jugar en normal para conocer el sistema de juego, de otro modo puedes sufrir mucho en la dificultad difícil. Por otro lado Hyedra Venenosa y Joker pueden complicarte mucho las batallas; sin mencionar los notables niveles de “miedo” que efrentarás con El Espantapájaros.

Si hay que hablar de carencias en el juego, la verdad es que son pocas, pero tal vez eso le restan mínima de puntos para ser un juego completamente perfecto; por ejemplo, el juego es tan inmersivo que te resulta muy corto y con ganas de querer más, los retos extras pueden bien darle un poco más de durabilidad al juego,  pero no están a la altura de la historia principal, incluso alguno de ellos puede parecerte torturante. Abusas de la vista detective, lo que te hace perderte de los detalles gráficos tan bien logrados en el juego y es que la vista detective es esencial en muchos momentos de la historia al grado de quedarte acostumbrado a ella. La música aunque es excelsa y por momentos nos remontan al emblemático Batman de Tim Burton y Danny Elfman carece de melodías específicas para cada personaje, lo que habría dado una mayor identificación con cada uno, que ya de por sí se logra.

Siento que me quedó corto ante lo que Batman Arkham Asylum representa como parte de un ícono y es que el juego es tan completo que estoy pensando que fácilmente podría ganarse un lugar entre los 10 mejores videojuegos que he jugado. Pero ¿A quién destituirá de su puesto?

Batman Arkham Asylum

Batman Arkham Asylum