Alan Wake

16 08 2010

Alan Wake es uno de esos juegos de mucho “hype” a la hora de ser promocionado, frases como “juego del año”, “el mejor juego de suspenso de Xbox 360”, así como la expectación que genera su salida, son algunas de las cosas que ponen a juegos como Alan Wake en la mira de los Gamers, al menos durante un tiempo; y no era para menos, considerando que Alan Wake es un juego que tardó 6 años en ser desarrollado, debido a diversas situaciones, Alan Wake se ha convertido en uno de esos títulos de los que esperas mucho por haber requerido más de un lustro de desarrollo.

Seis años se dice fácil, pero volteemos atrás 6 años, 2004, GameCube luchaba por subsistir en una guerra donde PlayStation 2 era la líder en videojuegos, Xbox era una consola casi desconocida, los Gamers estábamos a la expectativa por la salida de Resident Evil 4 en la consola de Nintendo mientras jugábamos a Metroid Prime, PlayStation 2 presumía de títulos como Shadow of the Colossus, secuela del aclamado ICO, sin mencionar por supuesto el revolucionario Hack & Slash titulado God of War, en esa increíble época de grandes títulos fue cuando inició la idea y el desarrollo de un título de suspenso titulado Alan Wake.

En un mundo Gamer de Survival Horror, donde el rey era o es Resident Evil, al lado de Silent Hill, precedido de Alone in the Dark y donde Dead Space reclama una parte del pastel ¿Qué puede ofrecernos un juego como Alan Wake?

Iniciemos por la jugabilidad, en un principio, hace 6 años, se pensó en Alan Wake como un SandBox de suspenso, un juego que le diera al jugador la total libertad de explorar el entorno en búsqueda de una respuesta a los sucesos que acontecían. Mas tarde y ya sobre el desarrollo, Remedy Entertaiment, empresa Filandesa responsable del título, decide pasar del SandBox al camino prefijado, permitiendo al jugador explorar el entorno e incitándolo, colocando ciertos elementos en lugares estratégicos, pero siempre con un camino lineal que seguir; y de cierta manera esto favorece a la narrativa del juego que es, por defecto, el aspecto más importante.

El argumento es por mucho el factor clave del juego, como sacado de un libro de suspenso, el juego no teme por ningún momento ser comparado con un libro de Stephen King, incluso las referencias a este autor de novelas de suspenso es constante en el juego, sin llegar a sofocar al jugador con esto.

Lo que bien podría ser una novela, mucho mejor que las novelas que últimamente tienden a convertirse en éxitos de venta, o una buena serie de suspenso, es llevada de una manera notable al videojuego donde el jugador puede en sensación propia empatizar con el protagonista del mismo. Antes de continuar escribiendo sobre mi impresión, debo decir que Alan Wake puede no ser un título para todos los gustos, desde mi perspectiva, ser un título lanzado para una consola donde la mayoría de su catálogo está basado en Shooters o juegos de acción, Alan Wake es el juego que marca la diferencia; Alan Wake está enfocado a aquellos jugadores que nos gusta la exploración, descifrar algunos puzzles, ser llevados por una buena trama y sobre todo que nos gusta saltar o sudar con algunos momentos de tensión, suspenso y/o  terror; es por eso que creo, desde una opinión muy personal, que Alan Wake hubiera logrado un éxito mayor al modesto reconocimiento que ha obtenido, si hubiera tenido la posibilidad de salir para otra consola, donde el catálogo es más diversificado, al igual que la variedad de jugadores, en pocas palabras, creo que a Alan Wake le pesa ser un título exclusivo.

Aun y con eso, se debe reconocer el trabajo de Sam Lake, escritor de la historia de Wake, quien ha desarrollado una historia digna de ser “jugada”. Fuertemente influenciado por las historia de Stephen King, encontramos en Alan Wake uno de los pocos argumentos más ricos en los videojuegos. No es un Resident Evil ni un Silent Hill pues no es como un tal un Survival Horror, mas parece un nuevo y renovado Alone in the Dark, lo cual me hace recordar que cuando me hice de mi disco de Alone in the Dark de 2008, uno de los últimos títulos que adquirí para PlayStation 2, buscaba un juego de suspenso, sin superhéroes, algo más parecido a Silent Hill, pero sin llegar al ir y regresar de un punto a otro resolviendo puzzles. Nada más lejos de eso me dejo el juego de Atari. En mi búsqueda, Dead Space para PlayStation 3 me llevó más allá de lo deseado, ese título de la ahora llamada Visceral Games me hizo recordar al mítico primer Resident Evil de Shinji Mikami para PSone; y ahí justo en medio de ambos, sin tanto puzzle y sin tanto horror esta Alan Wake, tanto así que al estarlo jugando vino a mi mente la frase; “Esto era lo que esperaba encontrar en Alone in the Dark”.

La jugabilidad es sencilla, como todo juego requiere que te acostumbres a la ubicación de los controles, pero la respuesta de éstos es muy buena. La mejor arma de Alan será su lámpara, pues su mayor enemigo será la oscuridad y habrá que debilitarla con la luz antes de poder hacer algún otro tipo de maniobra. Habrá sombras que querrán hacerte daño, éstas sombras las haces sólidas con la luz y posteriormente podrás disparar sobre ellas, para lo cual contarás con un revólver, un fusil de caza, una escopeta de chimaza, una pistola de bengalas y granadas de luz. Dichas armas y municiones podrás encontrarlas en lugares estratégicos, igual podría ser la armería del pueblo, una cabaña, estación de policía, etc., no tendrás que preocuparte por la falta de munición, con un poco de buena puntería estará de sobra. Algo curioso es que al cambio de capítulos Alan iniciará sin armas y será un objetivo básico buscar alguna antes de poder continuar. En los enfrentamientos los controles responden de igual forma que la mayoría de los shooters en tercera persona, gatillo izquierdo (LT) para apuntar, siendo la luz la mira de objetivos y gatillo derecho  para disparar (RT), recargas con el botón azul (X) y mientras más rápido lo presiones Alan cargará su arma más rápidamente, esto es casi vital en los momentos en los que eres rodeado por las sombras. Con el D-Pad, como se va haciendo costumbre, accederás de manera rápida al arsenal de Wake, pudiendo cargar solo una pistola y una escopeta a la vez. Cabe destacar que el camino de Alan Wake en el juego es muy realista, pues no habrá explosiones gigantescas que habrán su paso, ni saltos mortales, ni se colgará de dianas para avanzar, tendrás que ingeniártelas para usar las máquinas de campo para abrirte camino algunas veces, en ocasiones no podrás ni saltar un enrejado y si caes de una altura considerable te harás daño.

¿Pero que ha obligado a Alan Wake a tener que hacer todo esto para sobrevivir? Bien, aquí es donde la genialidad de Sam Lake y el equipo de Remedy toman parte. Sin ahondar mucho en el fascinante argumento, Alan Wake es un escritor Neoyorkino que después de escribir su mejor trabajo dos años atrás, pierde la inspiración y se retira con su esposa a un pueblo montañés llamado Bright Falls; en busca de su perdida inspiración, Wake también pierde a su esposa en un extraño accidente; acto siguiente despierta en su coche tras haber sufrido un accidente automovilístico, donde a la vez descubre un manuscrito que parece que él escribió, pero que no recuerda haberlo hecho, ahora empieza a vivir todo lo que el manuscrito narra.

Con una recopilación por demás exquisita de temas musicales, donde encontramos a David Bowie, Charles Brown, Roy Orbison, entre otros, Alan Wake es un juego para todos los amantes del género del suspenso; y que tiene mucho material para exprimir.

Alan Wake

Alan Wake